fbpx

Año nuevo, ¿vida nueva?

El año nuevo trae consigo un montón de propósitos, promesas e ilusiones. Nos da ese “aire renovador”. La sensación de una hoja en blanco lista para ser llenada de deseos y objetivos ambiciosos.

Lo interesante y llamativo es que cuando empiezan a pasar los meses del año, varias de esas “metas” quedan en el camino. Y llega otro diciembre en donde volvemos a mirar el año que transcurrió, hacemos un balance y nos damos cuenta que varios de esos deseos no se cumplieron.

 Nos justificamos con un montón de excusas de todos los colores. Generalmente poniendo la responsabilidad en el “afuera”, ya sea en el contexto, la familia, el trabajo, etc. Otras veces sí tenemos el coraje de reconocer que nos faltó motivación, entusiasmo o energía.

Nos frustramos, pero nos consolamos pensando que pronto llega un año nuevo, con la esperanza que “ahora sí” podremos cumplir con todo aquello que nos quedo inconcluso o con las nuevas metas.

No quiero decir que no haya motivos suficientes para no haber podido cumplir con al menos varios de los deseos propuestos, pero lo cierto es que siempre van a aparecer “nuevos motivos” que nos dificulten llevarlos a cabo.

Aprovechando que estamos nuevamente en enero, te invito a que reflexiones sobre las siguientes preguntas:

¿Qué acción distinta vas a realizar este año para poder cumplir con aquello que te propongas?

¿Qué plan de acción o proceso vas llevar a cabo?

¿Cuán comprometido vas a estar en lograrlo?

¿En cuánto tiempo piensas conseguirlo?

¿Todos los propósitos tienen la misma importancia?

Si quieres establecer una hoja de ruta para este 2019 es importante tener en cuenta estos puntos:

  • Definir qué quiero lograr: proponerme objetivos específicos, claros.
  • Establecer acciones necesarias para lograrlos.
  • Poner fecha: ¿Cuándo los llevaré a cabo? ¿de enero a junio? ¿todo el año? ¿solo en septiembre?
  • Reconocer grado de importancia: todos los objetivos no tienen la misma envergadura ni nos significan lo mismo. Establecer distintos grados de importancia nos ayudará a darle prioridad aquello que realmente queremos lograr.

Te doy ejemplos al respecto:

  • Objetivo: aprender chino.
  • Acciones necesarias: anotarme en un instituto de idiomas e ir dos veces por semana.
  • Fecha: de abril a diciembre.
  • Importancia: media.
  • Objetivo: correr media maratón en agosto.
  • Acciones necesarias: anotarme en un running team y mejorar mi alimentación.
  • Fecha: de enero a agosto inclusive (con posibilidad de extenderlo luego de cumplir el objetivo).
  • Importancia: alta.

Al escribirlo y organizarlo, resulta más sencillo llevarlo a cabo. Lo importante es poder comprometernos con aquello que nos propongamos, sabiendo que requiere de nuestro esfuerzo y dedicación. 

¡Te deseo un feliz 2019 y que puedas concretar los objetivos propuestos!


Un pensamiento en “Año nuevo, ¿vida nueva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Natalia Tabak.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de expatcoaching.org) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba