fbpx

De visita por mi país

Estoy escribiendo desde el aeropuerto esperando que anuncien el embarque. Voy de visita a mi país. Qué raro suena, pero mi realidad es que hoy Argentina se ha convertido en un destino de reencuentros, de abrazos, de alegrías, pero no de residencia.

La vida que llevo allí de visita tampoco se parece a la que tenía antes de vivir en China: duermo en lo de mis padres, no tengo transporte propio, no tengo una rutina, mis amigos están siempre dispuestos a lo que sea y cada 2/3 días hago alguna actividad cultural (algo que añoro mucho viviendo fuera).

También debo admitir que tiene una parte estresante (aunque no lo parezca). Tengo poco tiempo para ver a mucha gente. No puedo dedicarle el tiempo que quisiera a todos y eso puede generar algún reclamo o recelo.

No quiero decir que no a las invitaciones y a los programas, pero en un mismo día tengo almuerzo, merienda y cena con diferentes grupos de amigos o familia, lo que genera estar a las corridas y un exceso de alimentación.

Es muy característico que en Argentina la vida social sea en torno a la comida. Un asadito, unas ricas pastas, tortas y medialunas a la hora del té o del mate…cualquier excusa es buena para pasarte horas alrededor de una mesa charlando, disfrutando de la compañía de tus seres queridos, poniéndote al día, riéndote, recordando anécdotas y en ese momento es cuando sientes que nunca te fuiste, que llevas meses sin verlos y al verlos, es como si no hubieran pasado los meses.

Y a la vez eres consiente que ya no vives allí, porque extrañas también tu hogar, tus nuevas amistades, tu nueva rutina. Lo que te hace reconocer que estás allí de visita.

Y pasadas las semanas te juntas nuevamente, pero en lugar de darte la bienvenida es para despedirte.

Cargados de lágrimas o con un nudo en la panza despidiéndote sin saber cuándo los volverás a ver con certeza. Sabiendo que una vez más dejas ese hermoso país, con su gente, su folclore, para regresar a lo que ahora es tu nuevo lugar. Y lo cierto es que una parte en mi está contenta.

Existe una ambigüedad de querer quedarme, pero a la vez de querer irme. No se si esta sensación cambiará con un cambio de destino, o es algo que me acompañará para siempre en la vida “expat”, pero lo que si sé, es que con cada visita a Buenos Aires mi corazón se recarga de amor y vuelvo con sobrepeso de alegría.


¿Y tu alguna vez te sentiste de “visita” en tu país?
¿Te estresas cuando vas de vacaciones o logras relajarte?
¿Tienes ganas de regresar a tu nuevo lugar o quieres quedarte en tu país?

4 pensamientos en “De visita por mi país

  1. Es una extraña sensación estar de visita en tu pais y visitar a tu familia y amigos y saber que una parte de uno esta partida por los sentimientos, ver calles que son de uno o lugares habituales de antes y se tie que se alejan y a la vez son parte de una… es una sensacion muy fuerte querer volver a tu rutina a tu nuevo lugar y despedirse con ese nudo de sentimientos mezclados… La distancia de CASA nos hace mas fuertes, a veces duele, sana, sin duda te hace crecer a pasos agigantados y esta siempre el tironeo del corazon de querer volver de visita con tus seres queridos y seguir en el nuevo camino que uno elige y sabe que vale la pena!

    1. Qué linda tu reflexión Vale. Seguro que nos hace mas fuertes, también es cierto que nos hace crecer. Creo que es válido sentir ese tironeo verdad!? Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Natalia Tabak.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de expatcoaching.org) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba