fbpx

Migrando por amor: de España a Hungría

Charo Berjon es española y migró por amor a Hungría. Les comparto su historia!

“Hace ahora 2 años que dejé Madrid para trasladarme a Budapest, fue justo el día de mi santo, el 7 de octubre: “Nuestra Señora del Rosario” y el de mi madre, que se llama como yo.

Los santos apenas son celebrados en España hoy en día, pero yo entonces no sabía que el “día del nombre” (névnap) era tan celebrado en Hungría.

Salir de mi zona de confort fue incómodo realmente y desapegarme de mi rutina y enseres personales me costó, pero las circunstancias (cambios en el trabajo, mi relación con la casera del piso tras 7 años, etc.) me animaron a moverme, además yo estaba super motivada por encontrarme con Zoltán y probar a vivir juntos.

Mi relación con Zoli comenzó hace casi 3 años. Nos conocimos en Madrid a través de un amigo común: Márk (que es húngaro y vive en Madrid desde hace algunos años), en su fiesta de cumpleaños.

Luego durante el año siguiente nos encontramos en varias
ocasiones: yo viajé 3 veces a Budapest, él a Madrid y coincidimos juntos en varios viajes (esquiando en Mont Blanc, navegando en barco durante una semana desde Barcelona).

Ni él ni yo concebíamos una relación a distancia a largo plazo, ya que ambos necesitamos contacto. Así que yo decidí arriesgar, apostar por nuestra relación y dar el salto a Budapest.

Laboralmente, he colaborado como Coach en talleres de integración para inmigrantes venezolanos en Hungría y he acompañado a mujeres emprendedoras en la celebración del “Día de la Mujer” (especial homenaje a la mujer iberoamericana) en el Instituto Cervantes en 2019.

He impartido clases de español y creado un nuevo grupo en
InterNations (club social internacional de expatriados) al que he llamado “Iberoamerican Connections”, a través del cual organizo eventos y reúno a gente. Disfruto aún de una excedencia laboral voluntaria, extensible hasta 5 años, del puesto de trabajo que ocupaba en las oficinas de turismo en Madrid.

En mi adaptación al destino, he desarrollado aficiones conjuntas, como el deporte o el baile (me apunté a clases de bachata con Zoli, y lo único que entendía era la letra de las canciones, jajja!) Y adoptado nuevas aficiones, como la navegación en barco, muy disfrutable en el bonito lago Balaton.

Hungría me parece un destino “áspero” sin amor. Vivir aquí yo sola sería bastante duro. Pero el amor da mucha fuerza y mi principal valor: la curiosidad, me impulsó a explorar todo lo que me rodeaba desde mi llegada.

A pesar de estar en Europa, Hungría es un país diferente: es otro idioma, otra moneda (el forinto), otra cultura y valores.

Yo he mantenido dos vías de relación en paralelo, ambas necesarias. Por un lado, individualmente, he socializado con personas extranjeras y locales a través de las redes sociales y asistiendo a eventos. Y por otro lado, con mi pareja, me he relacionado con sus amigos y familia, con los que hacemos planes con frecuencia.

He conocido a muchos extranjeros que pasan unos pocos años viviendo en el país y no se han interesado o esforzado en aprender el idioma, conocer la cultura, relacionarse con gente local o recorrer el país. Para mí es como “pasar de puntillas”; me da pena que se pierdan tantas cosas. Pero entiendo la inversión de tiempo y esfuerzo que supone
aprender una lengua tan difícil y diferente y lidiar con el carácter de la gente.

De hecho, es perfectamente posible moverse en la inner city de la preciosa capital, Budapest, y manejarse sólo en inglés.

El idioma es una gran barrera sin duda. Me he sentido como una niña al no poder comunicarme por completo, amplificando mi observación y comunicación a través del lenguaje no verbal.

Afortunadamente mi experiencia ha sido muy favorable y me siento muy agradecida. He sido bien acogida por una familia húngara y nuestra relación se ha consolidado, estamos muy conectados; juntos hemos viajado y el tiempo compartido ha sido precioso y la convivencia estupenda.

Por supuesto, el hecho de que mi pareja sea húngaro, me genera cohesión con el entorno, es un gran apoyo en mi proceso de integración. Él es mi principal motivación para conocer la cultura, aprender este idioma tan difícil y quedarme en el país (no sé aún
por cuánto tiempo...)

.............................................................................................................................

Espero que les haya gustado 🙂

Nos vemos pronto!

Saludos,

Nati


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Natalia Tabak.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de expatcoaching.org) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba